We Help With: Sacroiliac and tailbone pain (coccydynia)

El Backpod® puede utilizarse para aflojar las articulaciones sacroilíacas que han sufrido un estrechamiento, como a menudo sucede durante o después del embarazo y después de una caída sobre la parte baja de la espalda o el coxis. El impacto a menudo hace que el sacro se trabe en las articulaciones sacroilíacas, dejándolo inmóvil. Esto significa que se ejerce una mayor presión sobre el coxis al sentarse. Puede dar lugar a un dolor permanente porque el coxis tiene que absorber los impactos una y otra vez.

Este tipo de dolor no se puede aliviar con un tratamiento local del coxis en sí, sino que tan sólo desaparecerá cuando la articulación sacroilíaca pueda volver a moverse normalmente. La interacción extremadamente robusta de cápsulas, ligamentos y fascias alrededor de las articulaciones sacroilíacas inmóviles lleva a que a menudo los buenos resultados del tratamiento de las técnicas de movilización y manipulación no sean permanentes porque el tejido colágeno acortado circundante simplemente las estrecha de nuevo. El Backpod® es perfecto para estiramientos lentos, dejando las articulaciones sacroilíacas libres.

Acuéstese con la espalda en el suelo, los muslos en vertical, las espinillas horizontales, los tobillos cruzados y el talón apoyado en el borde de una mesa o silla. El Backpod® se coloca longitudinalmente debajo del sacro. Relájese una vez al día durante varios minutos sobre el Backpod®. Use su propio peso corporal para estirar las articulaciones sacroilíacas estrechas.

Sin embargo, las articulaciones sacroilíacas pueden tardar semanas en volver a moverse libremente y, a veces, están tan estrechas que es necesario que un terapeuta especialista realice un esfuerzo aún mayor en técnicas de movilización o manipulación. El Backpod® es en este caso también muy adecuado para tratamientos de seguimiento, al objeto de estirar aún más las zonas tratadas y mantenerlas libres. Eche un vistazo a nuestro video abajo o al video en Youtube.

Precauciones clínicas: el Backpod® sólo debe utilizarse para estirar articulaciones sacroilíacas estrechadas y endurecidas. Si ya está estirando articulaciones sacroilíacas excesivamente móviles, la situación empeorará. La prueba de Andry Vleeming es la más adecuada para comprobar la posible hipermovilidad de las articulaciones sacroilíacas con el fin de identificar clínicamente las dos enfermedades. El paciente se acuesta boca arriba y levanta una pierna estirándola lo más posible. Este movimiento se repite y el terapeuta comprime la pelvis del paciente por ambos lados (esto significa que las articulaciones sacroilíacas se comprimen y estabilizan artificialmente). Si el paciente puede elevar claramente la pierna sin dolor, es una indicación de que la articulación sacroilíaca es inestable y demasiado móvil. En este caso, no se debe utilizar ni el Backpod® ni ningún otro método. En estos casos, es mejor fortalecer los músculos y estabilizar el área pélvica. Vea un fisioterapeuta para tratar el problema.

El dolor en el sacro durante y después del embarazo es común. Normalmente, el movimiento excesivo (hipermovilidad) y la tensión de las articulaciones sacroilíacas son la causa, ya que los ligamentos se vuelven más débiles y blandos durante el embarazo debido a cambios hormonales, de modo que el sacro puede abrirse completamente para que el bebé pueda pasar a través de la pelvis. Sin embargo, esto no explica por qué el dolor en el sacro se produce tan sólo en un lado, ya que es probable que todos los ligamentos se aflojen de manera uniforme. Una investigación inédita en Nueva Zelanda y una amplia experiencia clínica indican que el dolor sacroilíaco unilateral durante el embarazo es mucho más probablemente consecuencia de una articulación sacroilíaca estrechada o inmóvil.

Por lo general, estos pacientes se han caído en alguna ocasión o han tenido un impacto en la parte baja de la espalda, la pelvis o el coxis. El resultado es probablemente una articulación sacroilíaca pegada e inmóvil. Esto significa que en el curso del embarazo los ligamentos circundantes se aflojan cada vez más y la articulación sacroilíaca pegada se vuelve relativamente estrecha, lo que a su vez puede causar dolor.

Por lo general, estos problemas se pueden resolver bien y rápidamente movilizando el sacro estrechado mediante técnicas de fisioterapia manual, o simplemente recostándose sobre el Backpod®. Esto a su vez confirma la eficacia del Backpod®, porque la paciente ya no tiene ninguna molestia, aunque todavía está embarazada y el bebé sigue creciendo. Por lo tanto, el dolor puede que no sea causado sólo por el estrés y la tensión durante el embarazo.

Si el dolor del sacro o del coxis persiste durante meses después del nacimiento, la causa suele ser una articulación sacroilíaca inmóvil, ya que los ligamentos se han fortalecido después del nacimiento. Con el Backpod, las articulaciones sacroilíacas estrechas pueden ser liberadas de nuevo, como se ha descrito anteriormente.

Backpod TV

Hemos creado una amplia selección de tutoriales y vídeos informativos sobre el Backpod® y los hemos publicado en YouTube. Bajo el siguiente enlace podrá encontrar una selección de vídeos: